viernes, 18 de julio de 2008

Cambiemos de continente, pero no de cine conmovedor.

Con el apoyo norteamericano de la epoca post-guerra, se dio un auge sin precedentes del cine nacional. Grandes estudios cinematograficos norteamericanos apoyaron de modo conjunto el desarrollo del cine nacional, por cuestiones estrategicas y por mantener un control sobre México, ya que era una época en la que la influencia comunista de la Union Sovietica se cernía sobre la posición estratégica mexicana y su influencia en todo el hemisferio latinoamericano, lo que se tradujo en una estrategia "mass media" sobre la escasamente educada e influenciable población mexicana.
En la década de los cuarenta dos géneros se alternan para deleitar al público espectador: el cine cómico y el cine de melodrama.
Dentro de este último género, destaca, sin duda alguna la cinta "MARÍA CANDELARIA", filmada en el año 1943, dirigida por Emilio Fernández. Sin duda una de las mejores películas que marcaron la época de oro del Cine Mexicano.Basada en un hecho real del año de 1909, en los bellos canales de Xochimilco, en la Ciudad de México, se desarrolla esta dramática historia de amor entre la hermosa María Candelaria (Dolores del Río) y de Lorenzo Rafael (Pedro Armendáriz), que desean contraer matrimonio pese a las adversidades que afrontan.
Las personas del pueblo acosan y detestan a María Candelaria, por ser hija de una prostituta, a quien asesinaron por llevar la vergüenza a las chinampas. El patrón y tendero del lugar (Miguel Inclán), desea a María Candelaria para él, por lo que alimenta y aprovecha el odio a la pareja para su propio beneficio.Entre tanto odio y rencor, los enamorados son ayudados por el cura local (Rafael Icardo) y por un afamado pintor (Alberto Galán), quienes no podrán detener el oscuro futuro que les aguarda, ya que el amor de ambos se ve marcado por la injusticia del pueblo sin ley, haciendo justicia por propia mano.